¿Qué alimenta la fe?

Rhema, porque cuando se revela una palabra de Dios cambiás para siempre y no vas a necesitar que te digan: “vení a la iglesia”. La gente que viaja kilómetros para ir a la iglesia es porque han tenido revelación. Jesús le dijo a los legalistas: “Ignoráis las escrituras y el poder de Dios”. En el original es así: “ustedes ignoran el logos y el rhema”. O sea le dijo a los legalistas: “ustedes no tienen revelación ni leen la Biblia tampoco”. Nunca discutas de fe, porque la fe no es por discusión. Orá: “Padre te pido que te reveles, que hables a su espíritu”. Y Dios se revelará con cinco cosas que cambiarán nuestras vidas para siempre.

1. El vendrá por mí.
Dios fue a la cueva donde estaba encerrado Elías, lo buscó y lo sacó. Tal vez a la cueva te mandó la pobreza, la enfermedad, porque te has encerrado en tu caparazón, te has aislado, has levantado un muro, pero quiero decirte que Dios no dejará que mueras en la cueva, irá a buscarte, te sacará, sanará, bendecirá, y restaurará porque largo camino te resta. No importa la situación difícil por la que estás pasando, El irá a tu cueva. No importa donde quede la cueva, El sabe donde está y no mandará a un ángel, El irá personalmente te tomará, restaurará y te mandará nuevamente para que sueñes cosas grandes en Dios. Con Dios nunca se pierde, siempre se gana. Si Dios no te dice “hasta acá”, nadie te lo puede decir. El irá a la puerta de tu cueva, te sacará, te mandará a la misión y pondrá un cartelito “clausurado para siempre”, porque la cueva no es tu herencia. Tu herencia es la ciudad, es bendición, “mayor es el que está en nosotros que el está fuera de nosotros”. Tal vez a la cueva te mandó gente, o te ataste vos mismo o por un pecado, o una enfermedad pero no importa, El irá a tu cueva y te sacará, y te enviará con su presencia hacia delante.

1. Mi futuro será glorioso.
Dios restauró el futuro de Elías. Tu futuro no será de muerte, será de bendición. Dios le dijo a Elías que ungiría a dos reyes y un profeta y que entre los cuatro harían un equipo indestructible. -Quiero decirte que en el futuro te esperan reyes y profetas para acompañarte en el sueño que Dios te dio. Dios levantará gente conquistadora, con conexiones, con voz de Dios, que te acompañarán porque tu futuro no es derrota. Jezabel pudo haberte dicho cualquier cosa pero Dios te dice: “Irás de gloria en gloria y cuando llegues a tu futuro yo te estaré esperando porque todo lo que hagas te saldrá bien, estaré contigo todos los días de tu vida hasta el fin del mundo”.

Elías ungió a dos reyes. Eso significa que dentro de él estaba la unción de rey, la unción para ungir reyes, y no lo sabía.

En tu futuro van a salir cosas de tu interior que ni vos sabes que tenés, vas a ungir gente que tendrá autoridad porque dentro tuyo hay autoridad. Los reyes conquistaban, habrá una doble unción de conquista que se va a liberar. Dentro tuyo pareciera que hay un cobarde, no, hay potencial ilimitado para conquistar. Y si Elías sacó la unción de conquista sobre dos personas fue porque eso doble estaba en él. Y luego ungió a Eliseo como profeta, y hubo dos profetas. En tu futuro habrá, doble unción de conquista y doble unción profética para oír a Dios. Cuando Elías iba con el criado y le dijo que se fuera porque se iba a matar, el criado se fue; pero Dios lo ministró en la cueva y le dijo que ungiría a dos reyes y un profeta y entre los cuatro harían estragos.
Cuando el criado se te vaya es porque Eliseo viene en camino.

A todos los que te abandonaron despedilos, porque la que viene será la gente elegida por Dios para acompañarte en la próxima etapa de tu vida. Las mejores bendiciones no son para los que te abandonaron en el valle de la prueba sino para los que caminaron contigo en el tramo difícil.

Le estaba diciendo que en futuro habría “sinergia divina”. Sinergia es una ley descubierta por los científicos que uno más uno es igual a diez. O sea yo hago algo, otro hace lo mismo, pero cuando lo hacemos juntos eso se multiplica. No se puede explicar muy bien pero es una ley que está en la Biblia, y dice: “uno de nosotros puede a mil y dos a diez mil, y tres a cien mil y cuatro a un millón”. Dios le estaba diciendo a Elías que en el futuro lo pondría en sinergia divina con gente conquistadora que por cuatro iban a terminar de hacer todo lo que le pidió que hiciera.

En tu futuro habrá gente maravillosa, ungida; no será muerte, será victoria porque con Dios nunca se pierde, siempre se gana. Jesús resucitó y le dijo a los discípulos que esperaran porque vendría el Espíritu Santo, entonces se fueron al aposento alto y esperaron. En el día cincuenta vino el Espíritu Santo. ¿Por qué Jesús no les dijo cuando vendría el Espíritu Santo exactamente? Dios no te va a revelar fechas de tu futuro porque quiere generar una expectativa de gloria, quiere que digas “no sé cómo, no sé cuando, pero sé que en mi futuro alcanzaré mi sueño; no sé cuando será pero sé que será; sé que algo del cielo caerá sobre mí, algo de Dios me va a bautizar, porque mi futuro será de gloria en gloria, de poder en poder y de victoria en victoria”. En tu futuro estarás conectado con las personas más maravillosas, todos los criados (como en el relato bìblico) que estuvieron con vos pero no tenían tu espíritu -porque hay gente que puede estar con vos, hablar lo mismo, y no tener tu espíritu- se irán. El criado oraba con Elías, ministraba con él, vio los milagros que hacía, pero no había bebido de su espíritu porque no tuvo revelación sino información. Cuando Elías dejó al criado y se fue para morirse, Dios le dijo que le levantaría otro criado que no lo dejaría. Eliseo caminó doce años junto a Elías, y le decía “déjame”, pero Eliseo le decía que no se apartaría de él. Dios va a poner gente fiel cerca tuyo y te dará discernimiento para conectarte con gente poderosa de esta tierra Para el sueño que Dios te dio, ya preparó a otra gente y la cargó con bendiciones para que se encuentre con vos en un momento, en un lugar y te de las bendiciones que El les puso para vos.

Dios le dijo que le daría siete mil personas que orarían por Elías, eso es la unción del pueblo. Dios te va a dar miles de personas que te van amar y orar por vos. Le puso siete mil porque, si tenés dos amigos y uno te rechaza -en tu estadística- la mitad del mundo te odia; en cambio si tenés siete mil y uno te odia no te importará, porque cuanta más gente tenés, menos será el impacto de rechazo. Dios te va a dar pueblo que te amará, orará y respaldará en fe.

3. Mis enemigos caerán en sus redes. Todo lo que tus enemigos quieran hacer para dañarte, caerá sobre ellos, en su propia soga, porque nadie te podrá hacer frente. Todos los días de tu vida Dios estará con vos. Jezabel dijo a Elías que le cortaría la cabeza, pero Dios levantó a dos reyes y a un profeta con espada.

Por cada espada que se levante en tu contra, Dios va a levantar tres con espada de Dios, para cortar los planes que Satanás ha hecho sobre tu vida. Israel salió de Egipto, Dios les abrió el Mar Rojo, y cuando Egipto quiso hacer lo mismo se ahogaron. Cuando tus enemigos quieran hacer lo que vos estas haciendo (ese que te robó la idea en el trabajo, el que te está serruchando el piso) caerá bajo su propia trampa, porque dice la Biblia que la maldad caerá sobre aquel que la generó.

Ningún arma forjada contra ti prosperará; aquel que conspirare contra ti lo hará sin mí, dice el Señor, y delante de ti caerá. Dios levantará gente conocida y desconocida, que va a trastornar todas las maldiciones que se levantaron en tu contra y van a terminar de romper todo aquello que no quiere bendecirte. Cuando Dios está en tu vida, nunca se pierde, siempre se gana.

Habrá doble revelación. Dios nunca se mete en tu cueva, nunca va a entrar en tu llanto, en tu dolor, en tu caparazón, Dios te va a sacar de ahí, vino a buscarte porque tu herencia no es la cueva sino bendición. Cuando Dios lo fue a buscar a la cueva y Elías salió vino un terremoto, las piedras se rompieron, pero Dios no estaba en el terremoto, luego vino fuego y no estaba en el fuego. Elías conocía esas manifestaciones de Dios: -Un día se tiró sobre un chico muerto y resucitó, eso es Dios como terremoto. -Un día hizo caer fuego del cielo, conocía al Dios que manda fuego. -Conocía al Dios viento que entra a la casa de una viuda que no tiene nada para comer y espera morirse, pero Dios prospera. Y Dios no estaba en esas expresiones. Vino un “silbo apacible”, un suave murmullo, y ahí estaba Dios. -Dios te va a dar una experiencia que nunca tuviste. En el momento difícil te va a revelar algo de El que no conocías, te va a dar una experiencia en privado, a solas con vos. En ese viento ni Elías hablo, ni Dios habló.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *