El que gana la mente gana la batalla

Cinco promesas para situaciones difíciles 1º Reyes 19

El que gana la mente gana la batalla.

Dice el relato que Elías estuvo en una montaña donde le pidió a Dios que mandara fuego delante de miles de personas, el pueblo entero comprobó que Jehová era Dios. Jezabel, la reina, una mujer muy malvada, se enteró de lo que había hecho Elías; se enojó tanto que le mandó una persona al profeta a decirle: “Mañana a estas horas te voy a cortar la cabeza como vos lo hiciste”. Elías entró en un estado de depresión tan grande que fue donde estaba su criado, lo soltó y le dijo que se iba a matar, se metió debajo de un árbol y oró a Dios: “Me quiero matar, no sirvo para nada, dejo todo, quiero morirme”. El cansancio, el llanto, el dolor era tan grande que se quedó dormido. Mientras dormía vino un ángel, lo tocó y le dijo: “Come y duerme”. Elías se despertó, comió y volvió a dormir. El ángel lo tocó por segunda vez y le dijo: “Come y duerme”. Elías se despertó, comió, se fortaleció y camino cuarenta días; llegó a un monte donde se metió en una cueva pero Dios lo visitó allí y le dijo:”Sal Elías”, y Dios empezó a tratarlo.

Toda batalla no se gana en el campo de batalla sino primero se gana en la mente, ni se pierde en el campo de batalla sino en la mente. En tu interior es donde se determinan las más grandes victorias o los peores fracasos. Si en tu interior estás determinado a que te va a ir mal, no te quepa duda que así ocurrirá. El que gana la mente gana la batalla.

¿Cómo es que a un hombre tan poderoso como el profeta Elías le tomó una depresión tan grande que llegó a pedir a Dios en oración que lo mate?

Depresión viene cuando suceden varias cosas simultáneas.

1. Vio su futuro castrado: depresión vino a Elías porque su futuro fue castrado. El era un hombre con sueños, con proyectos y pero se le termina al enterarse que Jezabel lo va a matar. De pronto dejó de ver su futuro, ya no existía más.
Cuando una persona entra en depresión lo primero que pierde es su futuro: ve todo negro: “nada me va a poder salir bien”, “todo va a ser triste”, y los sueños que estaban un día en su corazón desaparecieron. Depresión quiere decir: Sin presión. Cuando perdés la presión, dejás tu futuro de gloria, dejás de tener un sueño, la presión se va de tu vida y viene la depresión.

2. Cuando la fe sale de Dios y se pone en la gente: esto le sucedió a Elías. Era un hombre que tenía mucha fe en Dios, pero la sacó de Dios y la puso en Jezabel que decía que lo iba a matar. Cuando sacas tu fe de Dios te vas a deprimir, porque la gente no puede hacer crecer tu fe. Y si la ponés en lo malo, tu fe se va a morir, y si tu fe se muere viene depresión. Tu fe no puede ser alimentada porque la Biblia enseña que la fe solamente viene por oír a Dios.

3. Viene para robar la paz en el mejor momento: cuando Elías parecía indestructible, que nadie podía tocarlo, cuando había hecho caer fuego del cielo, pierde la paz. Cuando parecía que todo estaba saliendo bien, que la enfermedad no podía golpear tu casa, que la vida económica no se iba a caer, de pronto, de repente, algo malo te robó la paz. La paz es tan importante porque a nivel espiritual es una cobertura para tu corazón; cuando tenés paz no importan los conflictos que tengas, tu corazón está protegido; pero cuando perdés la paz pasa un mosquito y te destruye, porque quedaste sin la cobertura. Elías entró en depresión porque perdió la paz, cedió su lugar de autoridad y el enemigo lo empezó a usar en su contra. De pronto un gran hombre de Dios se encuentra debajo de un árbol queriéndose morir. Nadie quiere morirse, lo que queremos es matar una situación que nos aqueja, la tristeza, la depresión.

Hay gente que tiene tendencia al sufrimiento, gente que ha sido entrenada en su infancia para predisponerse a lo que es dolor y sufrimiento. -Desde chiquito le decían: “te parí con dolor”, “para qué te habré hecho nacer”, “mirá las varices como las tengo”. -Gente que te dijo: “la felicidad es algo ocasional, es un golpe de suerte que a veces algunas personas tienen”. -Todo es dolor, el que ríe el viernes llorará el sábado. -¿Cómo estás? -¿Te miento o te digo la verdad?
“Acá ando, tirando para no aflojar, la vida es difícil, es una lucha. La gente te engaña, el país es un desastre”

Para la gente que tiene tendencia al sufrimiento todo es llanto. Lloran por cualquier cosa: con la novela, en las relaciones sexuales, porque no tienen relaciones, si el marido les regala una flor, si no les regala…¡Por todo lloran! Encima que se criaron con todos esos mandatos, se metieron es esas iglesias donde le dijeron: “Dios quiere que sufras, es sufrimiento la vida cristiana”, “La vida cristiana es una puerta angosta”. Mentira, angosta es al comienzo pero cuando entras es como la luz de la aurora que va en aumento. Lee la Biblia y llora, porque cree que cuanto más llanto más presencia de Dios.

Cristo se identificó con mi sufrimiento para que yo me identifique con su victoria. No me tengo que identificar con su sufrimiento, la vida cristiana es éxito, bendición y prosperidad.

Revelación es cuando Dios imprime una verdad a tu espíritu y se te hace luz, es cuando te das cuenta, cuando lees algo de la Palabra o escuchas un mensaje y decís: “¡Ah!”. Revelación es algo que estaba escondido; Dios lo muestra a tu espíritu y te impacta, corre el velo y cuando entendés te sacude y estremece. Revelación es siempre al espíritu, información es a la mente. Información es dato, te forma; revelación te transforma.

Podés leer la Biblia, ir a la iglesia toda la vida, estar lleno de información y nunca haber tenido revelación. El Nuevo Testamento fue escrito en griego y para el vocablo “palabra”, hay dos significados en griego: -Logos, que la palabra escrita, la Biblia. -Rhema, que es revelación. O sea podés leer logos y no tener revelación. Es como esa gente que dice: “Me gustó mucho el mensaje”. Eso es información. Escuchas logos pero cuando Dios te lo revela captas rhema.

Jesús le dice a Satanás: “Vete Satanás, escrito está que no solo de pan vivirá el hombre sino de toda palabra que sale de Dios” En el original es así: Logos está, no solo de pan vivirá el hombre sino de toda rhema que sale de Dios. O sea, en el logos está escrito que yo seré alimentado por rhema, por revelación. Pablo dice que la fe viene por el oír y el oír palabra de Dios, ahí es rhema.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *