Dios te va a dar una experiencia sobrenatural

Dios te va a dar una experiencia sobrenatural y necesitás más experiencias con Dios. Hay personas que nunca tuvieron experiencias con Dios porque todo lo pasan por la mente: les gustaría, ven a otra gente y quieren lo que ellos tienen, pero la mente busca explicar y entender todo y Dios, a veces, humilla tu mente para levantar tu espíritu. Tu espíritu experimentó algo que tu mente no puede explicar pero que en tu corazón ha quedado expandido y bendecido. Dios le dio una experiencia. -Dios te va a hablar a vos. Todo lo que te profeticen bienvenido, pero no te tenés que mover por la palabra que te imparten sino por lo que Dios te dice a vos. Muchos dicen: “A mí Dios nunca me habla”, y si no les habla es porque nunca abrieron su oído espiritual. Funciona así, todo lo que te dicen, es bueno, lo crees y te bendice, pero Dios te lo tiene que confirmar a vos, porque sería un Dios tonto que le habla a los demás para mí y a mí no me habla. El va a hablarte con claridad. Dios le dio a Elías la experiencia, y eso es indescriptible, pero luego le habló. Le dijo: “quiero que vayas acá, allá y allá porque yo voy a estar contigo”.

Guiar no es lo mismo que dirigir. Dirigir es, querés ir al barrio de Flores, tomá la Avda. Goyena derecho y doblas en la Avenida Nazca a la derecha. Guiar es, querés ir a Flores, tomá Goyena derecho, y doblas en Nazca a la derecha, pero esperá que voy yo con vos. Dios no te va a dirigir,
Dios te va a guiar, porque en tu futuro Dios va a estar contigo todos los días de tu vida. Una voz le dijo a Elías “te voy a matar” y otra voz dijo “vas a ungir grande gente para mí”. Una voz habló muerte y otra habló vida.

Jesús estaba en un barco y se desató una tormenta, lo despertaron y El se levantó y dijo: “Calla, enmudece”. Le habló a la tormenta porque la tormenta tiene una voz y hasta que no la calles no vas a poder oír a Dios. La enfermedad, la pobreza, la división, tiene una voz y la tenés que callar para poder oír la voz de Dios. ¿Quién negó a Jesús tres veces? Simón, no Pedro. Pedro era la nueva criatura. Todos tenemos la elección en medio de la prueba: ¿quien va a hablar si Simón, el viejo hombre, o Pedro, el nuevo hombre?. Elegí ¿quién va a escuchar, tu viejo hombre o tu nuevo hombre? ¿A quién vas a escuchar: a la voz de Jezabel o la voz del Señor? En un desierto Elías dijo “quítame la vida” y en un desierto ungió a dos reyes. En el mismo contexto que te quiso destruir tendrás tu mejor victoria.

En la misma prueba, Sansón fue caminando, apareció un león, lo mató, se fue y cuando volvió había miel. Todos los leones que te atacaron en el 2005, en el 2006 encontrarás miel, porque todo lo que te quiso destruir será cambiado en bendición. Cuando Dios te guía, camina con vos y no hay Jezabel, ni cueva, ni problema que pueda vencer a nuestro Dios porque aquel que nos ama, que murió en la cruz y venció, puso todo debajo de nuestros pies.

Satanás está vencido y Dios va a levantar una iglesia que va a salir de la cueva de la auto conmiseración, de la pobreza, de la dificultad y vamos a ungir reyes, profetas. Habrá espadas que se levantarán, los enemigos caerán en su propia trampa y Dios nos va a bendecir.

Habrá un giro de 180 grados en mi vida. Dios cambió el ministerio a Elías: de profeta pasó a ser padre espiritual porque tenía que entrenar a Eliseo.

Vas a dejar de ser un simple cristiano para ser un padre espiritual. Elías hacía grandes milagros pero fue cambiado en alguien que tenía perspectiva. Abrite al Señor, abrí tu espíritu, dejá que Dios cambie tus estructuras. Dios nos está cambiando permanentemente y eso es una señal de crecimiento, abrite. Dios te va a cambiar y hará que hagas cosas que nunca hiciste.

La gente se deprime por rigidez, ve todo blanco o negro, verdad o falso, frío o calor, no ve grises, cálido o templado; gente que fue condenada, les metieron religión y arruinaron el cerebro; hay miles que fueron lastimados por gente cerrada que cerró el corazón de otros, pero Dios va a abrir tu corazón y cuando te lo abre a vos, lo abre a otros en el área de la bendición.

Hay gente que les ha dado tantas bendiciones y no la saben ver.
Jezabel no cambió, el espíritu de muerte no se fue, pero Elías cambió porque el que gana la mente gana la batalla.

Cuando Dios gane tu mente tenés la victoria con vos. El viene a sacarte de la cueva, te dará una experiencia gloriosa si estás dispuesto. El confirmará con su voz dulce en tu espíritu para que se cumpla lo que te fue profetizado. Te dará un giro para que hagas cosas nuevas y pises donde nunca pisaste. El mismo desierto que te quiso matar, en el mismo lugar tendrás tu victoria.

Todos tus enemigos caerán. Caerán miles y diez miles pero a ti no te tocarán. Tu futuro será de gloria, Yo estaré contigo por donde quiera que vayas, te guiaré por sendas de justicia por amor a mi nombre, mi vara y mi cayado te infundirán aliento, en la casa mía morarás por siempre, pondré una mesa para que vean tus enemigos, caerán delante de ti pero vos y yo lo lograremos.

Liberaré de adentro tuyo unción para la conquista, liberaré unción profética y te daré unas experiencias conmigo que nunca conociste. Solamente sal de la cueva, libera tu corazón y adórale.

Hoy Dios te dice: “Abre tu espíritu porque hoy no vendré en el terremoto, no vendré en lo conocido, hoy hablaremos a solas como nunca jamás hablamos, sólo adórame, sólo búscame, sólo abre tu corazón, porque te usaré porque largo camino te resta”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *