¿Cómo la gente sabrá que somos cristianos?

Cuando se manifieste el amor de Dios en nosotros, no te está diciendo cuando se manifiesten las lenguas, no está diciendo cuando se manifieste una profecía, no está diciendo cuando tu predicas bueno, la Biblia dice, cuando ellos vean que nos amamos los unos a los otros, ahí es cuando van a decir “son cristianos”, “son discípulos del Señor Jesucristo”, “son personas ungidas por Dios”, es ahí donde el mundo y la otra persona dirá “!esta gente tiene algo especial de Dios!”

La Biblia dice: “Y por haberse multiplicado la maldad, el amor de muchos se enfriará” (Mateo 24:12).Lo que está necesitando este mundo es ver el amor de Dios en acción. Hay mucha gente que se ha enfriado por causa de la violencia, de la maldad, de la traición, de los engaños, de las mentiras. Alguien jugó con tu corazón, a alguien le entregaste tu vida y la destruyó.

La gente está necesitando ver el amor de Dios, que sea reflejado el amor de Dios en ti. Por esa razón tu eres especial, porque Dios te ha dado de su amor, practica ese amor, ejercítate en el amor, eso te va a ayudar mucho en la vida, te va a ayudar como cristiano y como persona si te ejercitas en el amor de Dios, le darás testimonio a la gente de que eres de Dios, de que eres cristiano.

El amor natural del ser humano puede cambiar de la noche a la mañana, pero el amor de Dios nunca falla:Recuerda que estamos hablando del amor de Dios, no estamos hablando del amor filial que es el amor que puedes tener en tu familia y amigos, tampoco estamos hablando del amor eros que es el amor entre los esposos. Estamos hablando del amor ágape, el amor de Dios, el amor que nunca falla.

1 Corintios 13:4 El amor es sufrido, es benigno; el amor no tiene envidia, el amor no es jactancioso, no se envanece; no hace nada indebido, no busca lo suyo, no se irrita, no guarda rencor.

Veamos esto en detalle:

El amor es sufrido: Cuando una persona tiene el amor de Dios sufre por otro, soporta y resiste cosas porque el amor de Dios te ayuda a soportar y a resistir cosas, porque tienes el amor de Dios dentro de ti.

El amor es benigno: O sea, no es malo, es bueno, todo lo que va a producir es algo bueno en tu vida.

El amor no tiene envidia: Si una persona tiene el amor de Dios no está envidiando al otro. La Biblia dice: “No te impacientes a causa de los malignos, ni tengas envidia de los que hacen iniquidad. Porque como hierba serán pronto cortados, y como la hierba verde se secarán”. Pero el camino tuyo es de vida y de triunfo, entonces por qué estás envidiando al que tiene, por qué estás envidiando al otro, a aquel y aquella.

El amor de Dios no tiene envidia, dice la Biblia que el que no tiene el amor de Dios no ha conocido a Dios (vea 1 Juan 4:8).

Entonces si el amor de Dios no tiene envidia y tú tienes envidia, no has sido ejercitada en el amor. Dile al Señor: “Quita la envidia y pon de tu amor hasta que yo me ejercite en el”.

El amor no es jactancioso, no se envanece: O sea, no humilla al otro ni se hace grande asimismo para hacer sentir al otro mal, ni humilla, ni maltrata.

No hace nada indebido, no busca lo suyo: Cuando tu no buscas lo tuyo y buscas el agradar, el bendecir, el ayudar a los demás, eso será devuelto a tu vida, porque dice la Biblia que” el que saciare será saciado” (Prov. 11:25), el que refrescare será refrescado, el que bendice será bendecido, por eso la Biblia dice también que mas bienaventurado es dar que recibir (Hechos 20:35) ¿Por que? Por que si tú recibes, recibiste, pero si tú das, hay una garantía de que vas a estar recibiendo siempre.

Imagínese una pareja, que la mujer este pensando en si misma nada más, que sea egoísta y que solamente piense en lo suyo, que tenga al esposo descuidado, ¿A dónde usted piensa que va a llegar ese matrimonio?

Imagine usted un hombre que en vez de bendecir a su esposa, cuidarla, cubrirla, amarla, está buscando lo suyo propio, hay hombres que solamente halan para su lado, ni se sabe cuanto ganan, y todo se lo echan arriba y la esposa dudando y preguntándose donde este hombre está gastando el dinero, a los hijos tampoco le da nada, es primero él y luego él, y no debe de ser así, pues aun el mismo Señor Jesucristo nos enseño que él vino a servir no a ser servido (vea Marcos 10:45), y el discípulo no es mayor que su maestro, y si por cuanto él sirvió alcanzó un montón de hijos para su Gloria.

El Padre dio al rey de reyes y ha cosechado hijos para su gloria, los reyes para su gloria, él dio el Sumo Sacerdote y cosechó sacerdotes para Su gloria, el dio y entrego por amor al Hijo unigénito y tiene un montón de hijos para Su gloria, porque hay fruto y hay resultado cuando usted aplica el amor de Dios y usted da.

Cuando tu das y no buscas lo tuyo propio, vas a ser muy bendecido, vas a recibir mucho, el mundo te dice, no des, guarda, acumula, ten cuidado, que no te quiten lo tuyo para que tengas mas, pero Dios te dice en su palabra, da y vas a recibir, si tu das vas a cosechar, si tu das vas a tener.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *